Tips para el cuidado diario de la piel

Casi todas nos esforzamos por tener una piel hermosa. Sin embargo, a veces puede ser difícil distinguir entre las recomendaciones realmente convenientes para el cuidado de la piel y las no tan tanto. Así que aquí te compartimos unos consejos que esperamos te ayuden en tu búsqueda de una piel naturalmente saludable.

  1. Mantén una hidratación adecuada

La piel refleja lo que ocurre dentro del cuerpo. Si no tomamos suficiente agua, esta luce deshidratada (seca, opaca, etc.). El cuerpo requiere de al menos 8 vasos de agua al día para eliminar las toxinas y ayudarnos a tener la piel radiante.

  1. Utiliza limpiador-sérum-humectante

Usa un limpiador facial dos veces al día, uno que no tense la piel después de lavarla. Luego, un buen complemento para tu rutina podría ser un sérum con vitaminas C y D para prevenir la deshidratación y los signos envejecimiento prematuro. Además, todos necesitamos crema humectante; usa una que sea suave y ligera, como la Crema Avena Soft, que es adecuada para todo tipo de piel e incluye las propiedades nutritivas de la leche en su fórmula no grasa y de rápida absorción para aportarle a tu cutis un efecto sedoso.

  1. Aplica un bloqueador solar

El sol es el responsable de la aparición de la mayoría de líneas finas. Elije uno con SPF 30 incluso en días nublados. Recuerda: ¡la cara comienza desde el pecho!

  1. Tomate tu tiempo al aplicar los productos

Al hacer capas con tus productos, deja que cada uno se absorba durante unos minutos antes de aplicar el siguiente para que no se contaminen ni pierdan efecto.

  1. Sigue una dieta saludable:
  • Salmón y arenque: Contienen ácidos grasos omega-3, que mantienen la piel flexible e hidratada, y reducen la inflamación, el enrojecimiento y algunos tipos de acné.
  • Aguacate: Buena fuente de la antioxidante vitamina C y contiene compuestos que ayudan a proteger a la piel del daño solar.
  • Verduras: Como zanahoria, espinaca y camote, que contienen betacaroteno, un bloqueador de sol natural; pimientos rojos o amarillos, de las mejores fuentes de vitamina C (esencial en la producción de colágeno); o brócoli, rico en zinc, vitaminas A y C y sulforafano, que protege la piel del sol.
  • Nueces y semillas de girasol: Ricos en vitamina E y ácidos grasos omega-3 y omega-6.
  • Chocolate amargo: El postre ideal, ya que el cacao contiene propiedades antioxidantes que protegen la piel del daño solar, mejoran la hidratación, el flujo sanguíneo, la textura de la piel y previenen las arrugas.
  1. Lávate la cara antes de acostarte

Después de un día cansado, puede ser tentador acostarte sin quitarte el maquillaje, pero lavarse la cara en la noche es importante para deshacernos de toda la suciedad acumulada durante el día, que puede entrar en los poros y causar imperfecciones.

  1. Báñate de manera correcta:
    • Usa agua tibia, la caliente solo te resecará la piel.
    • Cambia de jabones a geles de ducha, que son mas suaves e ideales para pieles secas, delicadas o propensas al eczema. Muchos geles contienen ingredientes calmantes y relajantes. El Gel de Ducha Avena, por ejemplo, creado con las propiedades naturales de la avena ayuda a limpiar profundamente, y aporta elasticidad y humedad, sobre todo a pieles maduras, sensibles o secas.

 

  • Aprovecha la loción corporal regeneradora Avena Aloe Sávila, formulada con sábila 100% natural para reparar y suavizar la piel después del afeitado o la exposición al sol.

 

  • Completa tu rutina de baño con el desodorante adecuado. Los desodorantes Avena Active y Avena Soft no contienen alérgenos ni alcohol, y proporcionan 48 horas de frescura que todo tipo de piel necesita.
  1. Duerme bien

Si usualmente despiertas con bolsas u ojeras debajo los ojos, duerme con una almohada adicional; esto drenará líquido de tu cara, evitando que se acumule alrededor de los ojos. Mantén tu piel limpia cambiando las fundas de almohada al menos una vez por semana y, definitivamente, lava, envuelve o recoge tu cabello antes de acostarte. ¡Y descansa lo suficiente!

Puede parecer difícil recordar todo esto, pero pronto, estos consejos se convertirán en hábitos, y estarás bien encaminada para tener una piel sana. Siempre puedes consultar esta guía y confiar en la ayuda de Avena Instituto Español. Tu piel te lo agradecerá.

 

 

Referencias